miércoles, 30 de julio de 2014

LA EDUCACIÓN ES UN "ACTO CONTINUO DE FE"


Una vez escuche una maravillosa frase de una maestra amiga mía, Myrna Blazquez, me dijo,  "Educar es un acto de fe, como sembrar bambúes"... después de oírla me interesó conocer como se siembra el bambú.


Descubrí que el bambú es una planta difícil de cultivar (Como algunos de nuestros alumnos :) ) y con la mala reputación de crecer fuera de control. 

El bambú es la planta que simboliza la perseverancia. Después de plantar la semilla de esta planta, no puedes ver nada durante 5 años, excepto un lento desarrollo de un pequeño bulbo. Durante 5 años, todo el crecimiento de la planta es subterráneo, invisible a la vista  pero la estructura que se extiende hacia la tierra de manera vertical y horizontal está siendo construida.
Después de eso, el bambú chino empieza a crecer para alcanzar grandes alturas.

Lo mismo sucede cuando educamos, hacemos nuestro mejor esfuerzo cada día, tratando de "nutrir" a cada uno de nuestros alumnos para que en el futuro, florezcan fuertes y firmes llenos de entusiasmo, responsabilidad, conocimiento y valores que los permitan tener una vida bendecida. Y sin embargo lo hacemos sin estar seguro de los resultados, por eso la educación es un acto de fe.

Hoy, introduje la sesión del Foro Latinoamericano, en la Convención Internacional de Delta Kappa Gamma en Indianápolis, con esta reflexión. Mujeres educadoras de todos los niveles, representantes de Guatemala, Puerto Rico, Costa Rica, El Salvador, Panamá y México, compartiendo experiencias y trabajando hombro con hombro por la asociación DKG, creyendo cada día en que vale la pena trabajar por la educación mundial.

Y cuando pienso en lo que sucede año con año en las convenciones internacionales y conferencias regionales de DKG, confirmo que la frase tiene más sentido que nunca. Organizar desde 1930 estos eventos, recibir a 1500 mujeres maestras (o más) y confiar unas en otras, en nuestra responsabilidad, nuestro interés, nuestras ganas de aprender, que prepararemos nuestros talleres con calidad,  que estaremos presentes en cada plenaria.... venciendo la tentación de salir a pasear o ir a la alberca o quedarnos en la cama. 

Y también me pregunto a mí misma ¿por qué estás aquí, durante tus vacaciones en lugar de descansar?, ¿por qué inviertes tanto dinero en una convención de educación pudiendo gastarlo en otra cosa? Y ¿qué hace que sientas tanto cariño por todas y cada una de las socias de DKG si apenas se conocen? 

Todas estas preguntas tienen la misma respuesta:mi fe en la educación como un acto humano de entrega, perseverancia y generosidad (cuando se tiene vocación). Porque aunque no puedo ver lo que pasa en las clases de cada una, aunque nos veamos diferentes, hablemos diferentes idiomas, vengamos de diferentes países, todas creemos que la educación es lo que cambia el mundo, no importa el programa ni el contenido que se imparta,  no el nivel en el que se esté, ni la forma en que se explique sino CREER en lo que hacemos cada día: EDUCAR, como si sembráramos  bambúes.














No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tu comentario :-)