viernes, 30 de mayo de 2014

ÍMPETU, ¿CUALIDAD O DEFECTO?



Hace dos semanas me enteré de un buen proyecto, 1 semana después participé en una junta virtual. hace 3 días me incluyeron en agenda y antier volé al extranjero para asistir a la junta, y aquí estoy, buscando nuevas posibilidades de expansión para UPAEP Online. 

Así es el mundo de hoy, decisiones y acciones rápidas. Si te descuidas se va la oportunidad. Así es el mundo... y así soy yo.

En los últimos días, dos personas me dijeron "IMPETUOSA"... y eso, ¿es bueno o malo? 

ÍMPETU, es un término utilizado en física y se refiere a un movimiento lineal con relativa fuerza. También se puede definir como la fuerza intensa con la que una persona o cosa se mueve, o la energía o resolución con que una persona obra o actúa. 

En cualquiera de las tres definiciones, se habla de energía o movimiento relativamente "intenso", por lo que en ocasiones, ese "movimiento energético" provoca "colisiones". Ese es el lado "rudo" de los impetuosos, que muchas veces "arrollamos" literalmente a las personas, principalmente a las que van despacio, o a las que se estacionan, o peor aún, a las que no quieren moverse.

Es cierto, me es difícil tenerles paciencia a los alumnos que muestran su flojera y no quieren aprender; también me desespero mucho cuando no se toman decisiones, debido a la "parálisis por análisis". O me siento incómoda cuando no se toman posturas firmes o claras y se deja a la libre interpretación las rutas de acción. 

SI, soy impetuosa y lo siento de verdad , cuando soy intolerante y poco comprensiva, actitudes que lastiman a mi familia, mis colegas, mis amigos. Soy consciente que muchas veces "estreso" a mi equipo en UPAEP Online, porque quiero que sean más rápidos, más fuertes, más decididos y que asuman más retos y proyectos. 

Incluso ahora mismo mientras escribo esta nota, me siento ansiosa, porque me cambiaron la junta en el Ministerio de Educación, de la mañana para la tarde.

Tener a un IMPETUOSO cerca no es fácil, y  entiendo perfectamente bien cuando las personas "me paran en seco".... utilizando una metáfora, yo diría que  son más queridos los "apóstoles" que los "profetas".

Desde el vocabulario bíblico los profetas y los apóstoles eran diferentes en funciones y estilos. 

Los profetas "se adelantaban"  empeñados profundamente en su fe (en lo que creían) hablaban en voz alta y de frente. Sus "ímpetus espirituales" eran los arrebatamientos, la impaciencia, el júbilo. La historia nos muestra como esos profetas eran frecuentemente apartados, criticados, juzgados y rechazados, al estar siempre insistiendo en cambios y transformaciones de los demás y el mundo. Según la biblia, "el espíritu del Señor los arrebataba, irrumpía sobre ellos y los empujaba a predicar aún contra su propia voluntad"(Is. Cap.6, Jer.1.6). La característica común de los profetas era la pasión por lo que consideraban "el destino". Al profeta lo mueve la intuición, la visión futurista, la impulsividad.

Mientras que los apóstoles, fueron elegidos por Jesús para que estuvieran con él y para enviarlos a predicar. El apóstol tenían más credibilidad, y su misión incluso era más clara, más certera.

Pero volviendo a la pregunta que si el ÍMPETU es un defecto o una cualidad...
yo diría que es el ímpetu el que permite a las personas ser verdaderos promotores de cambio, para su vida personal y para las circunstancias que los rodean.

Creo que el ímpetu, aunado a otras características como el coraje y la resiliencia, es lo que te lleva a salir adelante. El ímpetu, considerado la "predisposición al movimiento, al avance" es lo que te ayuda a levantarte de la cama después de un divorcio doloroso, lo que te mueve a cambiar de vida cuando lo que vives no es lo que quieres; lo que te saca adelante cuando vives y trabajas en otro país, lejos de tu familia. El ímpetu te da confianza para trabajar en ambientes de hombres; lo que te empuja a terminar estudios sin importar tu edad.

Y ustedes, queridos estudiantes, necesitan rescatar su ímpetu, verlo como algo positivo y poderoso. Porque para TERMINAR su LICENCIATURA O POSGRADO EN LÍNEA, van a necesitar del movimiento lineal constante y permanente del avance. El enfoque en la meta, la vista al frente, la automotivación diaria, la "inspiración" que levanta en las caídas, el motor que refuerza ante el obstáculo.

Sólo con una visión de profeta, creyendo que tu esfuerzo se transformará en una vida mejor para ti y tu familia, alcanzarás la meta. Tus armas serán la confianza en ti mismo, la inspiración del amor por la familia y el espíritu de Dios fortaleciéndote en la vida.



Un abrazo virtual desde Ecuador.











2 comentarios:

  1. Lucy me encanto tu reflexión sobre el término, que describe a tu persona muy bien ya que te conozco perfectamente. Por eso te admiro y quiero porque también soy del club de los "impetuosos". Tu forma de narrar tan personal pero a la vez tan académica me gusta. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias querida Maria Esther, si, el ÍMPETU se hereda y se aprende. Gracias por leerme y compartir. Te quiero mucho

      Eliminar

Muchas gracias por tu comentario :-)